SERMESA ha puesto en marcha un nuevo servicio POST COVID para dar respuesta clínica a las posibles secuelas de personas que hayan sido positivos en COVID19.

Aunque la mayoría de los pacientes después de pasar la infección por COVID 19 se recuperan bien, algunos refieren síntomas persistentes aún semanas o meses después de la enfermedad aguda. Por ello, se aconseja realizar estudios a largo plazo para comprender la naturaleza de estos síntomas, para evitar secuelas posteriores.

Desde SERMESA queremos ayudar a los pacientes con COVID crónico o Long COVID, que es como se han definido estas secuelas. Personas con signos y síntomas que se desarrollan durante o después de la infección por COVID 19 y que continúan durante más de 12 semanas sin explicación. Al igual que con otras infecciones, pueden quedar secuelas inflamatorias y virológicas tardías. El porcentaje de afectados por Long COVID afectaría al menos, al 10% del total.

Los síntomas, que se pueden dar hasta en dos tercios de los pacientes, incluyen: cansancio, malestar tras hacer esfuerzo, disfunción cognitiva, dolores musculares y articulares, malestar gastrointestinal, erupciones cutáneas, alteraciones metabólicas (mal control de diabetes o del colesterol), pérdida auditiva, enfermedades tromboembólicas y enfermedades mentales.

La realidad es que cualquier persona que haya pasado una infección por COVID 19, es susceptible de desarrollar algún tipo de dolencia. Las personas jóvenes también tienen una gran probabilidad de desarrollar estas complicaciones.

Por todo ello, se aconseja realizar chequeos post-COVID. En SERMESA podrán realizarlos en un solo día, para valorar la situación clínica de su corazón, pulmones o de sus valores analíticos en sangre, que son los que pueden presentar más complicaciones.

Las pruebas que se realizan en este chequeo son una anamnesis y un análisis de sangre completo, incluyendo anticuerpos IgG frente al SARS-CoV-2 y sobre todo para descartar posibles alteraciones de la coagulación, que pueden dar lugar a un evento trombótico.

Dentro de la revisión del área de Cardiología, con la realización de ECG y si se precisa un ecocardiograma, se detectarán las complicaciones ya mencionadas, que suelen aparecer de forma más frecuente en varones con antecedentes cardio-respiratorios o con factores de riesgo cardiovascular (Hipertensión arterial, diabetes, sobrepeso, colesterol alto, hábito tabáquico).

En el área Pulmonar, dentro de la entrevista, se valoran los antecedentes y la situación actual del paciente, tras lo cual se realiza una prueba de función respiratoria completa, que incluye Espirometría, radiografía de tórax o TAC si fuese necesario.

Por último se valora si son necesarias más pruebas diagnósticas o un posible tratamiento con cámara hiperbárica, que oxigenaría totalmente al paciente. La función de este chequeo es, sin ser alarmistas y a través de unas pruebas lo menos invasivas posibles, descartar problemáticas tardías.

Escribir un comentario:

*

Your email address will not be published.