¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Artículos Medicina

Tortícolis Congenita

torticolis congenita
La tortícolis congénita es una actitud viciosa de la cabeza y el cuello relacionada con la contracción o retracción unilateral del músculo esternocleidomastoideo, tras una elongación exagerada de éste, por una causa traumática o congénita.

El esternocleidomastoideo es un músculo cuya acción consiste en flexionar la cabeza, inclinarla hacia el mismo lado e imprimirle un movimiento de rotación por el cual la cara se dirige hacia el lado opuesto.

Se caracteriza por la aparición de los siguientes signos:
  • Actitud característica de la cabeza inclinada hacia el lado afecto y rotada en sentido opuesto.
  • La cara se aplana en el lado donde esté contraído el músculo, deformidad que se relaciona con la postura que se adopte al dormir.
  • El músculo aparece contraído, duro y presenta en el tercio distal una tumefacción de tamaño variable.
  • Hay limitación de la movilidad como consecuencia de la retracción.
  • Presentan ligera hiperextensión cervical y retracción del hombro homolateral.
TRATAMIENTO

El tratamiento se basa en masajes de amasamiento y vibración para disminuir la retracción muscular del músculo afectado y de los músculos que hacen el mismo movimiento: la inclinación y la rotación. Con la misma importancia, se deben hacer estiramientos y ejercicios activos y pasivos.

Para alargar el músculo, realizando los movimientos en dirección contraria a la que presenta la cabeza del niño. Es decir, hay que realizar una inclinación contraria a la localización del músculo, una rotación hacia el lado del músculo contraído, y una ligera flexión cervical.

También es fundamental que los padres realicen los ejercicios en casa, así como cuidar los hábitos posturales correctivos del bebé, como por ejemplo:

  • Cambiar regularmente la posición del niño evitando posturas incorrectas que empeoren la tortícolis.
  • Intentar que los juguetes y cualquier estímulo verbal o visual sean en sentido correctivo,
  • así como darle el pecho del lado contrario para que la posición sea la correcta.
AMPARO LANDETE ESPADA
FISIOTERAPEUTA COL. N. 1032