¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

ART. Prevención de Riesgos Laborales: Ropa Alta visibilidad


Son muchos los trabajadores que debido a su actividad profesional se encuentran expuestos a la circulación de vehículos de forma habitual o esporádica, y por tanto, expuestos al riesgo de atropello. Entre el conjunto de estos trabajadores podemos encontrar los siguientes: Asistentes de parking, personal de peajes, basureros, personal de mantenimiento de carreteras, conductores de vehículos, etc.

.

En la prevención de cualquier riesgo la primera cuestión que cabe plantearse es la protección eficaz frente al mismo, y en el caso de atropellos por vehículos una protección adecuada sería la disposición de barreras entre vehículos y personas, sin embargo, para determinados puestos de trabajo esto no siempre es posible, es por ello que debe recurrirse a la señalización y protección de los trabajadores.

 

Los equipos de alta visibilidad (AV) tienen como principal función disminuir el nivel de exposición de determinados trabajadores frente a un posible riesgo de atropello, y pueden encontrarse diferentes prendas en función de las necesidades de cada empresa: monos, chaquetas, chalecos, pantalones, etc.

 

Por otra parte, existen diversos equipos de alta visibilidad en función del grado de protección que suponen, de manera que se definen las siguientes clases:

 

Prendas de Clase 1: Estas prendas están diseñadas para usuarios que podrán ser vistos sin dificultad por parte de los conductores de los vehículos que se aproximen, y además, para vehículos cuya velocidad máxima de circulación sea 40 Km/h.

 

Prendas de Clase 2: Las prendas de Clase 2 suponen un mayor nivel de protección con respecto a las de Clase 1, estas prendas pueden ser usadas en actividades donde es necesaria una mayor visibilidad a consecuencia del mal tiempo o en ambientes con riesgos mayores que los definidos para la Clase1.

 

Prendas de Clase 3: Esta última clase representa las prendas que proporcionan un mayor nivel de protección para el usuario, pudiendo ser usadas por parte de trabajadores que afrontan mayores riesgos: malas condiciones climáticas y tráfico con velocidades superiores a 80 Km/h.

 

Teniendo en cuenta las diferentes clases arriba definidas y tomando como ejemplo un conductor de un vehículo de reparto, la clase de prenda que mejor se ajustaría sería la clase 2, dado que la clase 1 únicamente ofrece protección cuando el trabajador puede ser visto completamente y cuando la velocidad de los vehículos que circulan es relativamente baja, lo cual no puede ser garantizado en caso de un repartidor. Por otro lado, la clase 3 supondría una protección excesiva y posiblemente una incomodidad añadida para el trabajador.

 

Resumiendo, la selección de un equipo de AV conllevará, en primer lugar, un análisis de los riesgos a los que se encuentran expuestos los trabajadores, determinando de este modo el grado de protección necesario, siempre considerando que la protección adecuada se logra cuando cualquier observador puede advertir la presencia del usuario del equipo de AV, independientemente de la climatología, el entorno de trabajo, iluminación, etc.