¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Artículos Medicina

Actividad Física y Salud

En las últimas décadas se han producido una serie de fenómenos que han repercutido muy directamente en el día a día de hombres y mujeres, entre los cambios podemos citar los que se han producido en el mundo laboral, que con los avances tecnológicos han liberado al hombre de gran parte del esfuerzo físico, en la sociedad de confort en la que vivimos en los países industrializados, en la que para cualquier desplazamiento utilizamos el coche, con lo que se ha producido una modificación de las enfermedades y se ha pasado de padecer enfermedades infecciosas, hoy superadas con los antibióticos, a sufrir enfermedades cardiovasculares, del sistema nervioso, osteoporosis… entre otras.

 

Por otra parte cada vez mas recibimos información a través de los medios de comunicación, T.V., prensa, y cuando acudimos al médico, de las ventajas de realizar deporte, de manera que en la actualidad está incluido el ejercicio físico en el quehacer diario, parece que nadie duda de los beneficios que proporciona, en la sensación de bienestar y finalmente en la salud.

 

Si nos paramos a pensar hemos cambiado la pauta y los fines de semana que tradicionalmente esta pensado para descansar, lo que hacemos es utilizarlo para hacer alguna actividad física y por esto ya no nos resulta extraño ver imágenes como esta.

 andando1.jpg

Pero nos surgen dudas de ¿que tipo de ejercicios?, ¿como realizarlos?, ¿cuándo? y si tenemos alguna dolencia si ¿será bueno o no?, realizar ejercicio.

 

En primer lugar definiremos el ejercicio físico como la actividad física  planificada y repetitiva, que tiene como objetivo mejorar la forma física. A partir de esta definición podemos ver que es muy amplia y por lo tanto incluye muchas actividades que van desde poca intensidad como el caminar hasta gran intensidad como una competición deportiva.

 

Desde el punto de vista de la salud, ya en el año 1984 un tal Roberts dijo que el ejercicio físico “mejora el perfil lipídico, es antihipertensiva, inotropa positiva, cronotropa negativa, vasodilatadora, diurética, anorexígena, que reduce el peso, es catártica, hipoglucemiante, tranquilizante, hipnótica y antihipertensiva”. Bueno pues además a estos efectos beneficiosos hay que añadir los efectos que produce el ejercicio físico en el terreno del sistema osteomuscular como son, el aumento del tono muscular, el aumento de la resistencia, mejora de la movilidad de las articulaciones, aumento de la densidad mineral ósea con lo que se hace una prevención de la osteoporosis y sensación de bienestar tras el ejercicio. En resumidas cuentas que todo galeno desearía poder disponer para  su consulta un fármaco capaz de proporcionar todos estos efectos beneficiosos y además con la seguridad de no tener efectos secundarios.

 

Una vez visto lo recomendable de crear un habito en la práctica de ejercicio físico tenemos que establecer ¿que tipo? de ejercicios son los recomendable, ¿con que?  intensidad debemos realizarlos y ¿qué frecuencia? son necesarios para obtener efectos beneficiosos. Hay estudios que han demostrado que la práctica de actividad física como caminar, ya se asocia con un gran beneficio. En cuanto a la cantidad, se recomienda realizar unos 30 minutos diarios, que se traduce en un gasto de unas 1000 Kcal/semana; estos 30 minutos no hace falta que sean seguidos y se pueden acumular en varias sesiones diarias, de lo que se deduce que todos y a cualquier edad podemos realizarlos.

 

Uno de los puntos importantes de las recomendaciones europeas vigentes se refiere a la práctica de actividad física en la infancia y la adolescencia. Es fundamental que los niños realicen de forma regular ejercicio físico para que forme parte de su estilo de vida y puedan mantener su práctica cuando lleguen a su edad adulta.

 

En los últimos años hemos observado la proliferación de centros deportivos tanto por iniciativa privada como pública, en estos se pueden realizar múltiples actividades entre ellas, natación, ejercicios con aparatos, ejercicios dirigidos por un monitor y que están indicados a un amplio margen de edades.

 

En general todos podemos realizar la mayoría de actividades, con la que obtendremos sus beneficios, no obstante hay que tener una serie de precauciones, como es al inicio seguir las recomendaciones del monitor que esté encargado de la actividad y en al caso de padecer alguna patología es conveniente ser visitado previamente por su médico.

 

Para finalizar he de decir bajo el punto de vista de esta especialidad de Traumatología, que es mas fácil dar una solución a una enfermedad causada por el ejercicio físico que las causadas por la falta de este.

 Dr. D. Tomás Pérez García

Unidad de Traumatología

.