¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Artículos Medicina

Beneficios del deporte en una lesión muscular

rehabilitacion pelotaCada vez hay más estudios científicos que avalan los beneficios de realizar actividad física diaria a fin de reducir el tiempo de recuperación de las lesiones musculares. Los beneficios los podemos observar tanto a nivel fisiológico como funcional.

Dicho beneficio, lo podemos percibir a nivel fisiológico al acortarse los plazos de recuperación de la lesión. Cuando realizamos ejercicio físico se produce, en ese mismo instante, una inflamación en la lesión que queda compensada con una reducción de la misma a largo plazo, al existir un flujo sanguíneo constante en la zona lesionada. Ello es así porque todo nuestro cuerpo se encuentra conectado al flujo sanguíneo, el cual, además de aportar nutrientes, drena del interior de los tejidos todas las sustancias de desecho que se ocasionan al producirse una lesión.

A nivel funcional, el ejercicio prescrito posteriormente al tratamiento de terapia manual fisioterapéutico aporta multitud de ventajas. Así, podemos indicar que con el mismo:
  • Se fortalece la estructura dañada
  • El paciente se recupera antes de la lesión
  • Existe mayor estabilidad de los movimientos y/o articulaciones
  • Corrige las malas posturas de protección ante el dolor
  • etc.
Tanto a nivel funcional como fisiológico cuando se produce una lesión en el tejido, el organismo regenera la misma con células fibrosas, las cuales carecen de elasticidad, quedando, por ello, disminuida la función de la estructura dañada. En este aspecto, el ejercicio físico crea en el cuerpo del paciente un proceso de estrés, haciendo que el organismo reclute células del cuerpo lesionado para que siga teniendo la misma condición física que mantenía antes de la lesión.

No obstante lo anterior, antes de pautar al paciente ejercicio físico, debemos de señalar que, en las primeras fases de las lesiones, es importante el control de la inflamación ya sea con tratamientos específicos como la crioterapia (método curativo consistente en la aplicación de frio para la reducción de la inflamación), electroterapia (tratamiento médico basado en la aplicación de micro corrientes eléctricas) o termoterapia (procedimiento médico consistente en la aplicación de calor en la zona afectada).

Para finalizar, debemos de reseñar que la actividad física después de una lesión muscular debe ser personalizada y guiada, en cuanto al método, tiempo del ejercicio, carga del mismo y actividad del paciente. Ello es así porque cada paciente y cada lesión son diferentes, y hay que efectuar un estudio detallado de las circunstancias que subyacen a cada paciente, tales como sus problemas de salud, entorno funcional, patrón postural… Todo ello a fin que se produzca la pronta readaptación del paciente a su vida cotidiana.
D. Felipe Pérez Alemany
Col. nº: 4709