¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Artículos Medicina

ART. MEDICO: Rejuvenecimiento y Remodelación sin cirugía RADIOFRECUENCIA

 foto_sermesa__noviembre_2007.jpgfoto_sermesa__enero_2008.jpg

Foto SERMESA 

Noviembre 2007

Foto SERMESA  

Febrero 2008     

 

 

La constante investigación de técnicas para mejorar el cuerpo y atenuar o retrasar el envejecimiento, sin necesidad de cirugía, ha llevado al desarrollo de la radiofrecuencia.

 

La radiofrecuencia es un tipo de corriente u onda electromagnética, cuyo uso terapéutico, durante años, fue el área quirúrgica. Ya hace un tiempo venimos aplicando corrientes de alta frecuencia para reducción de volumen y tratamientos de celulitis, con excelentes resultados. La novedad en el método actual reside en la potencia que desarrollan los equipos, que hacen que sean necesarias menos sesiones de tratamiento.

.

El mecanismo de acción consiste en el calentamiento del tejido subdérmico, mediante un sofisticado sistema electrónico, lo cual estimula a las propias células del organismo a producir nuevo colágeno. Al mismo tiempo, el calentamiento del tejido, provoca una termolipolisis y una reestructuración/ordenación de las fibras elásticas y del colágeno ya existentes, renovando la elasticidad y la turgencia de la piel.

 

En tratamientos faciales, el efecto es el de un lifting sin cirugía, ya que produce una contracción de la piel del rostro, provocando una mejor definición del óvalo facial y evitando el descolgamiento.

 

En tratamientos corporales, las aplicaciones son la celulitis y la flacidez. En el caso de la celulitis, no solamente atenúa el aspecto de la piel de naranja y la flacidez, sino que se produce también una reducción volumétrica de la zona tratada. En flacidez, el efecto es, como en los tratamientos faciales, el de un lifting sin cirugía.

 

El número de sesiones es variable, aunque se puede decir que está entre seis y doce, con una frecuencia bisemanal. La duración de cada sesión está entre 30 y 90 minutos, según la extensión de la zona a tratar. Las contraindicaciones y los efectos secundarios son mínimos y no se requiere ningún tipo de anestesia, pudiendo los pacientes reincorporarse a sus actividades habituales inmediatamente después de la sesión.

 

Los resultados comienzan a apreciarse hacia los 45 días de iniciar el tratamiento, aunque cuando se hacen más evidentes es aproximadamente a los seis meses del comienzo.

 

La técnica es combinable con otros procedimientos de rejuvenecimiento, potenciándose los resultados.

 

Resumiendo, podemos decir que nos encontramos con un método seguro y eficaz, para el tratamiento de la celulitis y de la flacidez, que, aplicado por profesionales adecuados, obtiene unos excelentes resultados.

 

                                               Dr. Francisco Barranco Menor

                                               SERMESA- Medicina Estética